header image
Inicio arrow Temas arrow Bosques arrow El doble discurso gubernamental
El doble discurso gubernamental
jueves, 12 de febrero de 2009
talas_bosque_3.jpginforma-tico.com Quírico Jiménez Javier Baltodano, Jorge Lobo y Nicolás Boeglin.Conocemos que el cambio climático se ha convertido en la peor de las amenazas sobre la humanidad; incluso, a juicio de algunos es un proceso irreversible. Dentro de las iniciativas del actual gobierno para enfrentarlo, se ha publicitado la campaña "A que sembrás un árbol", una idea maravillosa, basada en la campaña internacional de la Premio Nobel de la Paz, Wangari Maathai, "Plant for the planet, the billion tree campaign", cuyo propósito es cultivar árboles nativos en sistemas agroecológicos como base de un programa para mejorar la calidad de vida de las comunidades rurales indígenas y campesinas.

 

"A que sembrás un árbol" reporta el cultivo de 4,5 millones de árboles en el 2007 y de 7 millones en el 2008, pero la mayor parte de los árboles reportados no coinciden con los objetivos de la señora Wangari, pues forman parte de plantaciones de monocultivo de especies exóticas que se han cultivado como parte de la actividad regular de algunas empresas y no de un esfuerzo particular de esta iniciativa gubernamental.

 

Durante el 2007, solo tres empresas sembraron casi dos millones de árboles. Algunas de estas plantaciones podrán ser cortadas a corto plazo y su madera se destinaría a la fabricación de tarimas que serán desechadas también a muy corto plazo (una vez en descomposición, la madera emite de nuevo gases de efecto invernadero). Se han documentado ampliamente los impactos negativos que presenta sobre el clima y el ambiente este tipo de plantaciones. Por eso, su efecto en el clima es cuestionable.Durante el 2008 la situación ha seguido igual, debido a que el 55% de los árboles reportados son especies exóticas que se siembran en monocultivos como parte de una actividad empresarial cotidiana cuyos árboles pueden ser cortados a ocho años plazo (en el 2008, el Gobierno redujo el plazo de corta de madera de plantaciones subvencionadas, mediante el pago por servicios ambientales, de 12 a 8 años).

 

Afirmaciones engañosas. Por lo anterior, nos parece irresponsable que el Gobierno asegure que dichas plantaciones "recuperaron 2 millones de toneladas de carbono de la atmósfera", lo cual es engañoso, pues a la fecha los árboles están muy pequeños (son arbolitos menores de un metro).

 

Por otro lado, las plantaciones están sujetas a incendios forestales, y los ciclos de corta son reducidos a menudo drásticamente, bajando el potencial del carbono fijado. Además, la "permanencia" del supuesto carbono fijado es también incierta, ya que a menudo, como se explicó, la madera producida se descompone rápidamente.

 

Asimismo, diversas entidades educativas y de promoción ambiental han indicado que, una vez cultivados los árboles, estos no son objeto de seguimiento ni de ninguna actividad silvicultural, por lo que muchos se mueren entre la maleza.

 

Dado el acelerado deterioro de nuestro planeta, resulta sumamente grave que se instaure en Costa Rica un dañino doble discurso. Esto es aún más grave cuando se trata de enfrentar con seriedad el cambio climático, el problema ambiental más dramático que ha tenido que afrontar la humanidad. La verdad es que el carbono en la atmósfera sigue incrementándose, lo mismo que las emisiones de gases de efecto invernadero. Costa Rica debería estar pensando y creando, de manera participativa, una estrategia para salirse de su adicción a los combustibles fósiles, así como para adaptarnos y sobrevivir al cambio climático.

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo