header image
Inicio arrow Temas arrow Bosques arrow Día del árbol, o ¿día de fotos?
Día del árbol, o ¿día de fotos?
lunes, 22 de junio de 2009
talas_bosque_3.jpgCon ocasión del pasado 15 de junio, Día del Árbol

Comité Bandera Azul Ecológica de San Miguel Antes los distintos reportajes de prensa sobre la siembra masiva de árboles propiciada por varias entidades públicas en el marco de la campaña “A qué sembrás un árbol”, dirigidas por el MÍNAET, el AyA, el ICT y muchas otras instituciones, es menester detenerse un poco, hacer un alto en el camino y reflexionar sobre lo que se está haciendo, o al menos, la forma en la que se está haciendo.  En todas las fotos y reportajes de televisión abundan las miradas satisfechas de algunos jerarcas, las sonrisas entusiastas de los niños, la complaciente mirada de los profesores, peones o agricultores que se suman a esta linda fiesta y llamados a ayudar a la siembra. 

Un momento mágico que fija la cámara, en el que todos, pequeños y grandes, administrados y autoridades,  pareceríamos obrar en la misma dirección.  Pero,,, ¿que pasa con el árbol después de la foto? Sembrar un árbol atrae a todo el mundo. También atrae a algunos medios de prensa, y periodistas que en su niñez fueron llevados a celebrar esa misma fiesta. Y, de paso, también atrae a algunos, siempre en busca de fortalecer su imagen. Pero sembrar un árbol es tal vez lo más fácil. En cambio abonarlo, "chanearlo" de vez en cuando, retirarle la maleza siempre pronta a ahogarlo, sobre todo al iniciar la temporada lluviosa, hacerle regularmente su ronda (eliminando la hierba y maleza a su alrededor), y velar por que plagas de insectos no destruyan sus primeros hojas  es lo que garantiza que el árbol sembrado crecerá en óptimas condiciones.

¿Qué sentido tendrá sembrar un árbol para olvidarse luego de él? La campaña de siembra masiva de árboles "A que sembrás un árbol" cuyo evocador título inspirado por jóvenes fue incluido en la iniciativa Paz con la Naturaleza promovida por la actual administración (y que cumplirá su segundo aniversario el próximo 6 de julio) tiene metas oficiales no de 5 o 6, sino de 7 dígitos: oficialmente nos reporta el MÍNAET “País logró sembrar 7 millones de árboles en 2008 dentro de la campaña A Qué Sembrás un árbol”. Sin embargo, algunas dudas, y muy serias, afloran en cuanto al seguimiento que esas mismas autoridades han previsto dar a los “millones de árboles sembrados por escolares” en los últimos años en Costa Rica. ¿Estarán previstas campañas de abono, de limpieza, de poda, y de cuido de los árboles sembrados? ¿Existirán rubros presupuestarios para tal efecto, con una planilla debidamente capacitada y adiestrada para realizar dichas inspecciones? En otras palabras,  “7  a 8 millones de árboles” reportados por el MINAET, significan  también 21 millones  a 24 millones de rondas (3/año mínimo)? ¿O no?
 
Las mismas empresas que en algún momento sembraron árboles a orilla de carretera  (como por ejemplo entre Calle Blancos y la rotonda de la Bandera) y colocaron un llamativo rótulo publicitario, hoy lucen por el abandono total en el que dejaron “sus” árboles: hoy su siembra luce triste,, con una plántula completamente seca y descuidada (cuando aún sobrevivió), protegida por lo que queda de las estacas blancas colocadas en su momento.
 
Ojalá los que envían a niños a sembrar árboles realmente se comprometan a verlos crecer, planifiquen inspecciones regulares a los mismos, obtengan compromisos previos de los dueños de fincas para estas últimas, planifiquen campañas de limpieza y de abono, y se dediquen seriamente a ayudar al árbol a afianzar sus primeras hojas y raíces en este bajo mundo (como los primeros pasos de todo ser viviente recién nacido). No permitamos que la siembra del árbol, símbolo,  en todas las civilizaciones,  de respeto, vida y esperanza, se convierta únicamente en un acto "para la foto". Y no dejemos que los niños de este país, a los que hay que inculcar sentido de responsabilidad y compromiso desde temprana edad, se presten para ello.  A sembrar árboles. ¡Claro que si !. Pero en forma,  y con el mínimo de respeto que se merece nuestra generosa  Madre Tierra y su legendaria y majestuosa figura, el árbol.
 


 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo