header image
Inicio arrow Temas arrow Ecología urbana arrow Frente al viernes negro… no consumir
Frente al viernes negro… no consumir
miércoles, 04 de diciembre de 2013
no_comprar_nada.jpg

Por Mauricio Álvarez M, profesor UCR  y presidente FECON

Esta semana se celebra en cuna del consumismo mundial – Estados Unidos – y en  el resto del mundo el día de no consumir. Este día tiene su origen en Canadá y  se viene celebrado desde 1992 hasta nuestros días como respuesta al consumismo desatado por el viernes negro.

El sobre consumo de los países ricos es responsable del cambio climático y sus consecuencias, de  agotar petróleo, minerales, alimentos y de consumir como en ningún otro momento de la historia de la humanidad todo tipo de materias primas que vienen de países generalmente pobres como el nuestro.

Tampoco estamos tan lejos de esa realidad, el reciente Informe del Estado de la Nación nos confirma que ha creado una brecha social cada vez mayor y que estamos consumiendo y dilapidando anualmente mucho más recursos naturales de los que nuestro país dispone, lo cual es la muestra más grave desequilibrios ambientales  pues ya que estamos comiéndonos los recursos de las futuras generaciones. Este dato de la nuestra huella ecológica es más dramático si tomamos en cuenta  que no todos y todas consumimos la misma cantidad de recursos. 

Esto implica que son unos pocos los que se comen los recursos de todos veamos las cifras. En los últimos 20 años de políticas neoliberales hicieron que Costa Rica pasara de ser uno de los más igualitarios a ser uno de los países con mayor desigualdad en Latinoamérica,  según el Informe Estado de la Nación. La brecha entre ricos y pobres está por encima de Venezuela, El Salvador, México y Argentina.

En términos de ingreso significa por ejemplo  que mientras una familia en pobreza extrema recibe ¢150.000 o menos por mes, las clases más altas concentran entre ¢4 millones y ¢7 millones o más!

Al mismo tiempo unas 285.000 familias que reciben al mes menos de ¢100.943 por persona en la zona urbana, y ¢77.401 en la rural, según la Encuesta Nacional de Hogares de este año.

Estas décadas también somos testigos que la inversión extranjera en el país ha aumentado la contaminación y el agotamiento de los recursos  y como lo dicen los números el reparto desigual entre costos y  beneficios.

Esta pobreza y desigualdad en nuestro país va significar mayor incremento de los conflictos sociales y ambientales como también lo evidencia el reciente Estado de la Nación, con 425 protestas y acciones colectivas solo en el actual gobierno. Por tercer año consecutivo se mantienen los máximos históricos en el número de acciones colectivas sobre asuntos ambientales: 48 en total (34 en 2010 y 54 en 2011).

Frente a esta situación es importante llamar a reflexionar sobre el sobre consumo en nuestra desigual sociedad donde unos se están comiendo la piña y la mayoría les termina doliendo los la panza. Que no nos consuma el consumo es este vienes ni nunca!

 

 
Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo