header image
Inicio arrow Temas arrow Costa y turismo arrow Humedales de Bahía Brasilito y Potrero
Humedales de Bahía Brasilito y Potrero
jueves, 15 de mayo de 2014

20140430_100304_1Una tragedia, con la esperanza de recuperarlos.

Por James Siu vecino de Playa Potrero. Los nombres de estos esteros y humedales suenan naturales y así los recuerdan sus pobladores y sin duda el visitante de épocas pasadas: Estero Penca, Estero Cacao, Estero Platanar, Estero Brasilar, Estero Salinas, Estero Ostional y Estero Puerto Viejo. Los cinco primeros localizados en la Bahía de Potrero y los otros dos en Bahía Brasilito. Estos cuerpos de agua fueron registrados en el inventario de humedales[1] que realizo la UICN en 1998.

Los vecinos nacidos o de larga permanencia de ambas bahías, recuerdan estos esteros como sanos, de aguas limpias y con una diversidad de animales que hoy todavía añoran.  Dicen que había pargos, jaibas, camarones, y una cantidad incalculable de aves.  Recuerdan hasta cocodrilos en estas aguas 20140430_120643_1e inmensos róbalos.  Los niños, los adultos y los mayores,  podían disfrutar con alegría y frescura estas aguas.

Hoy, año 2014 se confirma que el estado ambiental de estos humedales es precario, el deterioro de ellos, unos más que otros es lamentable.

El desarrollo inmobiliario -arquitectos, ingenieros y demás especialistas- no tienen temor a la naturaleza, ni a Dios.  Se lanzan a su conquista para ampliar terrenos, sea con rellenos, con basura o con la tala del manglar.

Ayer, 30 de abril del 2014, fuimos testigos – vecinos, representantes de la FECON, funcionarios del MINAE y Municipalidad de Santa Cruz – de la contaminación que ha sufrido el Estero Cacao, por razones obvias el mar entro al estero – se ha transformado cientos de metros del cauce normal del Estero el Cacao- y esto, inundo parte de la urbanización Surfside.  El desborde del agua tuvo como efecto que los tanques sépticos se desbordaran y mezclara con el agua del estero.  Los olores iban y venían.  Y como resultado de la contaminación, los peces y la fauna comenzaron a morir.  Este suceso es solamente una prueba del desastre en que se encuentran estos espacios naturales, ahora convertidos en una triste tragedia humana.

20140430_130942El estero fue abierto al día siguiente, no sabemos si por acción humana o de la naturaleza.  Hay evidencia que hubo movimiento de tierra mediante pala, varios cúmulos arena estaban presentes en el canal.  Las aguas contaminadas entraron al mar, sin poder cumplir ciclos normales de la naturaleza.  Hasta el momento se desconoce el impacto del daño ambiental causado. ¿A quién hacemos responsables, de semejante caos? Hay una serie de actuaciones institucionales que tienen buena parte de responsabilidad, sea por los permisos o por prestar simplemente la vista gorda. La función pública no puede ser vista simplemente como un trabajo donde encontrar un salario, debe estar comprometida con los intereses de las comunidades y no con los intereses del dinero fácil. 

20140430_134654_1Las comunidades de Brasilito y Potrero tienen el gran desafío de recuperar sus  recursos institucionales y financieros que les pertenecen, y que son necesarios para realizar las acciones correspondientes de mitigación para responder a los efectos del desorden constructivo y del cambio climático.  No hace falta ser experto para decir, que la muerte de los arrecifes de la zona, se encuentra asociada a la destrucción de estos humedales. La educación ambiental se levanta como una gran esperanza, pero no basta si no se logra recuperar los espacios naturales que fueron sacrificados para levantar un desarrollo extractivo y depredador.  Quizás algún día podamos regresar al paraíso perdido de Brasilito y Potrero, esa parece ser la fe y la esperanza de sus pobladores.

[1] ed. Córdoba-Muñoz, Rocío, ed. Romero-Araya, J.C, ed. Windevoxhel-Lora, N.J.  1998.  Inventario de los humedales de Costa Rica.

 

 
Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo