header image
Inicio arrow Temas arrow Ambientales arrow ¿Por qué NO a Ruta 32? Preocupaciones ambientales
¿Por qué NO a Ruta 32? Preocupaciones ambientales
martes, 24 de febrero de 2015

madeinchinassPor Mauricio Álvarez M, presidente FECON y profesor UCR

¿Por qué se intentó, en dos semanas, aprobar a toda prisa un proyecto prácticamente intacto del anterior gobierno, mientras se pudo haber reformado y mejorado en los últimos 9 meses? Se ha utilizado el recurso de la urgencia para reducir el margen de discutir o mejorar y se ha tratado de maquillar la falta de consenso, bajo la misma fórmula impositiva de proyectos o políticas que han generado los lamentables resultados ya conocidos.

La infraestructura en si misma no es enemiga del ambiente, pero proyectos y políticas ligadas a corrupción o que subvaloran la planificación ambiental y estratégica se despegan del cuido de las necesidades humanas y de la Naturaleza y se han convertido en fuente de problemas técnicos y asidero de conflictos sociales que quebrantan nuestro bienestar económico, social y ambiental y al final hacen fracasar los proyectos o colocarlos en largos litigios legales.

Asimismo, la infraestructura no es sinónimo de progreso por si misma, mientras que  preservar la soberanía, el capital socio- ambiental y tratar de construir una nueva forma de concesos sí lo es, y debería ser la ruta para lograr proyectos de infraestructura de vanguardia y de primera calidad nivel mundial y que sean la mejor apuesta posible para mejorar la de vida de todas y todos en Costa Rica y de las generaciones futuras.

Los Proyectos como la ruta 27, autopista a San Ramón, a San Carlos, ruta 257 y la trocha con nuestra débil legislación ambiental no se han podido anticipar y mitigar a  muchos de los impactos socio ambientales. Se sigue apostando a la improvisación y a que "en la prisas" se resuelvan los problemas de los malos diseños y malas decisiones.

Por eso resulta inexplicable que el proyecto en cuestión fortalezca  y profundice esta práctica  mediante los siguientes mecanismos “expeditos” obligando a la Secretaría Técnica Nacional Ambiental (SETENA) a hacer una evaluación exprés en menos de un mes, le permite definir su rigurosidad, evaluarlo y finalmente tomas la decisión. Lo que viola, claro está, el espíritu y la lógica de la evaluación ambiental. Todo ello cierra las posibilidades de que se solicite un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) integral, sabiendo  que el trazado original de la Ruta 32 actual se hizo entre 1978 y 1987 sin un EIA, por lo que faltan estudios de base importantes para predecir y mitigar el posible daño ambiental.  Está faltan estudios importantes para predecir y mitigar el posible daño ambiental de la ampliación de la Ruta 32 aumentaría el impacto sobre humedales, nacientes, fuentes de agua y vida silvestre.

El anteproyecto tiene un mecanismo expedito para otorgar concesiones mineras con el fin de extraer material para el desarrollo de la Ruta (Artículo 21). De esta manera, además de simplificar el trámite de EIA de estos proyectos, también se simplifica al máximo el trámite ante la Dirección General de Geología y Minas, por medio de un procedimiento que parece anteponer la urgencia al criterio técnico para la aprobación de los proyectos.

En nada contribuye flexibilizar las normas y retroceder los requisitos ambientales, aun cuando el proceso de expropiaciones puede dar el tiempo necesario para hacer estudios profundos que se necesitan para reducir estos impactos que, sin duda, nadie quiere en nuestro país.

Finalmente sorprende cómo la relación con China está mediada por proyectos contaminantes como la refinería y por la ampliación de una calle que seguirá atrasando el cambio hacia una economía más limpia. Mientras esto ocurre ya hubiéramos podido proponer un proyecto de tren eléctrico que permitiría reducir el tránsito de miles de camiones y hacer una aplicación menos costosa de la carretera.

 Ver más en

http://www.feconcr.org/index.php?option=com_content&task=view&id=2419&Itemid=73

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo