header image
Inicio arrow Temas arrow Ambientales arrow Jairo no tiene magistrado
Jairo no tiene magistrado
lunes, 22 de febrero de 2016
jairojusticia

  Por Mauricio Alvarez M, ecologista y profesor UCR

Más allá de la violenta represión y criminalización del 8N y otros lamentables eventos similares, de cuáles diputados votaron o no por su reinado, de ser o no un delfín de los Arias, de tener una mamá bien colocada (a la izquierda, centrada o a la derecha, en todo caso bien colocada) y el favor de los medios de comunicación con una bien montada gestión en redes sociales cual estrella de la farándula que le “twittea” la imagen como "el-mano-dura contra el narco"; más allá de alguna de las anteriores o la suma de todas ellas, lo que aquí me confiere es que tenemos un nuevo magistrado que simboliza la impunidad socio ambiental en nuestro país.

Hasta el momento no hay fallo, Celso Gamboa "se la jugó" para no hacer justicia en el caso de Jairo Mora en todas las posiciones en las que le ha tocado jugar. Y es que Gamboa fue Viceministro de Seguridad y Comisionado Antidrogas, además de director de la Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional (DIS) en la administración de Chinchilla, así como Ministro de Seguridad y fiscal en la administración Solís. Por cierto que Gamboa fue el único jerarca del gobierno anterior (PLN) que quedó en la administración Solís (PAC).

¿Será que el señor Gamboa, en cualquiera de los puestos públicos que ha ocupado en los últimos años, no ha pensado que quienes asesinaron a Jairo fueron simplemente “mandados” para “desocupar” Playa Moín?.

Como jefe de la DIS tuvo que tener claro que para Moín no eran solo las bandas de “hueveros”, o los distintos carteles que controlan el país, las únicas amenazas. No, no y no. Industrializar Moín, y para ello borrar la importancia ecológica de la playa, constituían el problema crítico de seguridad nacional en las playas de Moín. Esta zona concentra la mayor inversión de todo el país– casi 5000 millones de dólares- en infraestructura y megaproyectos ( Ver más).

A raíz del asesinato de Jairo Mora, el 31 de mayo de 2013 un grupo de ecologistas tuvo dos reuniones con Gamboa quien era en aquel momento Viceministro de Seguridad y Director de la Dirección de Inteligencia y Seguridad Nacional (DIS). La primera sesión fue cinco días después del asesinato, en ese momento se comprometió a resolver con diligencia y justicia el crimen. También se comprometió a reducir la impunidad de crímenes ambientales y tuvo la oportunidad de oír cómo, a viva voz, un joven ambientalista advertía que podría ser una próxima víctima de asesinato, porque él no se amedrentaría y continuaría la vigilancia de las playas de anidamiento de tortugas en el Golfo Dulce.

En la segunda sesión en julio de 2013, Gamboa confirmó la reiterada preocupación por la seguridad de las vidas de ecologistas y nos ofreció una fórmula insólita: puertas abiertas de la Reserva de la Fuerza Pública para acreditarnos como policías ad-honorem y actuar como tales. ¡Vaya despropósito! Le recalcamos, una vez más, que lo que nos expone a las y los ambientalistas es precisamente la inacción estatal para cumplir la legislación ambiental nacional.

A don Celso no le habíamos exigido nada especial, sólo que llevara cabo su compromiso y que por tanto la policía cumpliera las leyes. De hecho, las últimas publicaciones hechas por Jairo en las redes sociales se referían a que esperaba el auxilio de la policía, no del MINAE, ni de la Fiscalía, ni del OIJ, de la policía. Todo quedó por escrito en una primera carta pública (ver carta).

Ahora bien, como no hubo avance en estos compromisos se le envió una nueva carta en febrero de 2015. En ese lapso seguían los atentados a ecologistas como el caso de don Alcides Parajeles de Osa que fue baleado    por defender el patrimonio natural y que vive en medio de constantes amenazas de muerte desde hace más de una década. En esa ocasión le recordamos su responsabilidad  como viceministro de atender el caso del asesinato de Jairo Mora, y se hizo acompañar de su colega René Castro, Ministro de Ambiente de aquel momento y ambos visitaron los Tribunales en Limón intentando presionar a dicha dependencia para la resolución del asesinato de Jairo.

Para aquel momento, que dos representantes del poder ejecutivo hicieran presión política acerca del caso de Jairo fue un acto "a lugar" para Gamboa, sin embargo el día que frente a los Tribunales de Justicia el pueblo de Costa Rica se manifestó reclamando cese a la impunidad de asesinatos de ambientalistas, parece haber cambiado de opinión y  reprobó que ministros de Estado “marchen contra la Corte” así como la presencia de siete diputados en dicha actividad, diputados que criticaron la actuación de Gamboa por ser parte del engranaje termina absolviendo a los imputados por el crimen que le quitó la vida a Jairo. Al día siguiente Gamboa renunció como Ministro de Seguridad.

Cabe destacar que en un acto simbólico en dicha manifestación, esa y esos diputados fueron quienes cargaron un féretro que contenía fotos de nueve ambientalistas asesinados y en un acto solemne lo llevaron al pie de la entrada de los tribunales. Hoy extraña sobremanera que algunos de esos diputados y diputada, hayan votado por Gamboa y feliciten al magistrado de abrazo y beso.

Volviendo a la renuncia de Gamboa como ministro de seguridad, parece ser que tenía caliente el campo en la fiscalía ya que fue el propio fiscal Chavarría quien le ofreció a Celso el puesto de subjefe del Ministerio Público, en una plaza de fiscal adjunto tres.

A Chavarría lo recordamos, entre otras actuaciones, por haber “liberado” al expresidente Oscar Arias de la acusación de una supuesta donación de la empresa minera Infinito Gold a la Fundación Arias en una causa que ni siquiera se mencionó en el juicio por Crucitas, ni en la sentencia del Tribunal Contencioso Administrativo, dejando de lado el delito de prevaricato al máximo jerarca del gobierno que firmó la declaratoria de interés público y conveniencia nacional de la concesión de explotación de Crucitas. Sin embargo, el Tribunal Penal sí condenó al exministro Dobles por haber firmado la declaratoria de interés público otorgada al Proyecto Minero Crucitas que, en todo caso, no hubiese tenido validez jurídica sin la firma del mismo Arias. Recordamos que el fiscal Chavarría emitió dicho veredicto en octubre del 2014, a pocas horas de que la Corte Plena considerara su reelección.

Si quienes asumen magistraturas deben ser independientes en el tanto no ser influidos por otro poder, así como imparciales, es decir sin vinculación con las partes pertenecientes a lo que se juzguen, ¿podemos confiar una magistratura en Gamboa?

Pero esto no es asunto que indigne sólo al sector ecologista, es pública la inconformidad social con el sistema de justicia. Las y los costarricenses somos testigos de las quejas de los mismos policías que se juegan la vida para detener a ladrones que el mismo sistema judicial manda a las calles casi que automáticamente. También sabemos que los delitos de cuello blanco son castigados con penas mínimas y  hemos presenciando cómo descaradamente, asesinos que han aceptado sus crímenes son liberados y hasta como se condena un guardaparques por hacer su trabajo.

No olvideramos que Gamboa dijo que él no fue artífice de la represión en las calles el 8N porque se encontraba incapacitado, sin embargo a pesar de esa incapacitación sí fue capaz de declarar que actos como la persecusión y golpiza a una mujer no fue tal, si no que claramente la policía intentaba ayudarla y devolverle su bolso, cuando las fotografías y los testimonios son contundentes confirmando la agresión. ¿Incapacidad por enfermedad o incapaces justificaciones?

Son muchas las preguntas que surgen y las inconformidades se han hecho sentir  ¿son estos actos los que hacen la carrera en el sistema judicial del joven Gamboa? ¿cuáles son los valores intrísecos a una magistratura? ¿qué implica ser magistrado? ¿qué encierra este título en Costa Rica?¿hacer puntos para estar bien apadrinado en uno y otro partido y de paso dividir los “enemigos” de izquierda?

La palabra “magistrado” deriva del latín “magistratus” y “magister”, vinculada también a la palabra “maestro”. ¿Como maestro qué nos enseña el joven Gamboa a lo largo o corto de su carrera? Más allá de la figura del propio Gamboa, esta magistratura evidencia lo agotado y desgastado de los ejes del poder, donde se naturaliza la injusticia y la impunidad con poses de mano dura que crea una sensación populista de justicia. 

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo