header image
Inicio
Abel Pacheco ante el asesinato de Berta Cáceres
martes, 08 de marzo de 2016

berta_hoyA los Familiares y compañeros/as de Berta Cáceres,

Gobernantes de Honduras,

Estimado  pueblo hondureño:

Recibimos con horror la terrible noticia del asesinato Berta Cáceres. Deseo extender mi más profundo pésame a los familiares, compañeros/as y en general al pueblo hondureño por esta  irremediable pérdida para nuestro continente entero. Benditas las hijas e hijos que luchan por la vida. El asesinato de Berta me duele en el alma, siendo padre de un activista ecologista buen amigo de Berta, me golpea la noticia como si fuera mi propia hija. Benditos sean todas las hijas y todos hijos de nuestra américa latina que defienden la vida frente al ambicioso extractivismo.  

Hoy en este Día Internacional de la Mujer deberíamos estar celebrando a Berta con vida y todo su invaluable legado en defensa de sus ríos, de sus bosques y de su pueblo. Hoy en el Día Internacional de la Mujer nos queda el vivo ejemplo de compromiso y de defensa ambiental de Berta Cáceres, Defensa ambiental que continua latiendo en tantas luchas que el movimiento ecologista enfrenta. La lucha contra la instalación de incineradoras de residuos, de minería a cielo abierto, de pesca de arrastre, de explotación petrolera, por ejemplo, son claras luchas de la defensa del bienestar público contra el beneficio privado. ¿Qué sería de nuestro continente si la voracidad que contamina y destruye no encontrara a mujeres como Berta Cáceres y sus compañeros/as de lucha clamando por el respeto a la vida? Hoy en el día internacional de la mujer  solicito urgentemente a quienes gobiernan en Honduras esclarecer este terrible feminicidio que además de atentar contra los derechos más sagrados de las mujeres en el planeta, como lo es defender la vida misma, es un asesinato claramente político para silenciar a Berta y su defensa ecologista. 

Solicito atentamente al Gobierno de Honduras  se garantice la seguridad de Gustavo Castro Soto, ecologista mexicano presente en el momento del asesinato y ecologista. Desde Costa Rica estamos vigilantes y observando Por la integridad de Gustavo, único testigo de este horror y pieza clave para esclarecer los hechos. No permitan que se manchen aún más de horrores y sangre la historia de Honduras. 

Solicito atentamente al Gobierno de Honduras  se proteja a vida de los/as dirigentes/as de Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH). Preocupa el bienestar de dirigentes ecologistas como Aureliano Molina y demás dirigentes ecologistas hondureños. Su lucha contra las decenas de proyectos mineros e hidroeléctricos en los territorios ancestrales del pueblo lenca es noble, es justa, es necesaria, es urgente y debe contar con todo el apoyo de sus gobernantes. En mi mandato como presidente decreté una moratoria a la minería a cielo abierto porque ese tipo de industria solo deja destrucción y contaminación sobre la gente y el ambiente. Veo con horror como han sido asesinados/as tantas personas que defienden la vida en Honduras y en mi querida Costa Rica.  Vale más su agua, su suelo fértil y la libertad de expresión de su pueblo que un puñado de metal…

Desde Costa Rica nos duele en lo más profundo del corazón este asesinato, asesinato claramente político que nos  arrebata del continente a una maravillosa mujer que dedicó su vida a la defensa de lo verdaderamente valioso y sagrado. Mi profundo pésame al pueblo hondureño y  mí llamado de atención a su gobierno para que cese la hostilidad para quienes defienden la vida.  

Atentamente: Doctor Abel Pacheco de la Espriella, Expresidente de Costa Rica.


da y todo su invaluable legado en defensa de sus ríos, de sus bosques y de su pueblo. Hoy en el Día Internacional de la Mujer nos queda el vivo ejemplo de compromiso y de defensa ambiental de Berta Cáceres, Defensa ambiental que continua latiendo en tantas luchas que el movimiento ecologista enfrenta. La lucha contra la instalación de incineradoras de residuos, de minería a cielo abierto, de pesca de arrastre, de explotación petrolera, por ejemplo, son claras luchas de la defensa del bienestar público contra el beneficio privado. ¿Qué sería de nuestro continente si la voracidad que contamina y destruye no encontrara a mujeres como Berta Cáceres y sus compañeros/as de lucha clamando por el respeto a la vida? Hoy en el día internacional de la mujer  solicito urgentemente a quienes gobiernan en Honduras esclarecer este terrible feminicidio que además de atentar contra los derechos más sagrados de las mujeres en el planeta, como lo es defender la vida misma, es un asesinato claramente político para silenciar a Berta y su defensa ecologista.

Solicito atentamente al Gobierno de Honduras  se garantice la seguridad de Gustavo Castro Soto, ecologista mexicano presente en el momento del asesinato y ecologista. Desde Costa Rica estamos vigilantes y observando Por la integridad de Gustavo, único testigo de este horror y pieza clave para esclarecer los hechos. No permitan que se manchen aún más de horrores y sangre la historia de Honduras.

Solicito atentamente al Gobierno de Honduras  se proteja a vida de los/as dirigentes/as de Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH). Preocupa el bienestar de dirigentes ecologistas como Aureliano Molina y demás dirigentes ecologistas hondureños. Su lucha contra las decenas de proyectos mineros e hidroeléctricos en los territorios ancestrales del pueblo lenca es noble, es justa, es necesaria, es urgente y debe contar con todo el apoyo de sus gobernantes. En mi mandato como presidente decreté una moratoria a la minería a cielo abierto porque ese tipo de industria solo deja destrucción y contaminación sobre la gente y el ambiente. Veo con horror como han sido asesinados/as tantas personas que defienden la vida en Honduras y en mi querida Costa Rica.  Vale más su agua, su suelo fértil y la libertad de expresión de su pueblo que un puñado de metal…

Desde Costa Rica nos duele en lo más profundo del corazón este asesinato, asesinato claramente político que nos  arrebata del continente a una maravillosa mujer que dedicó su vida a la defensa de lo verdaderamente valioso y sagrado. Mi profundo pésame al pueblo hondureño y  mí llamado de atención a su gobierno para que cese la hostilidad para quienes defienden la vida. 

Atentamente: Doctor Abel Pacheco de la Espriella, Expresidente de Costa Rica.

 

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Lista de correo

Suscríbase para recibir las noticias de FECON en su casilla.

Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo