header image
Inicio arrow Temas arrow Movimientos Sociales arrow Dos años gobierno: La autoestafa del “cambio”
Dos años gobierno: La autoestafa del “cambio”
lunes, 02 de mayo de 2016

Mauricio Álvarez M, Presidente FECON y profesor Kioscos Socioambientales, UCR.

Al cabo de estos dos primeros años, el pueblo costarricense se siente “estafado” por el gobierno del prometido cambio. Muchos compromisos de campaña hoy son sinónimo de cinismo y decepción. Es cínico, por ejemplo, haber ofrecido el cumplimiento total del PACto ambiental, tal y como lo hizo el ministro del MINAE, para luego "quemarlo" desechando una moratoria a la incineración de desechos, fumigarlo con monocultivo de piña, ensangrentarlo con aletas de tiburón, pero, sobre todo, ignorarlo sistemáticamente.

Al gobierno le ha faltado modestia y valentía. Sin duda el monstruo de una institucionalidad saqueada y herrumbrada es más compleja de lo que imaginó y eso casi ha paralizado su gestión, pero ha dejado con poco apoyo y a merced de las presiones de siempre a quienes sí quieren hacer el cambio. Está desconcertado entre los ataques de la derecha, su amor-miedo por el empresariado y ataques orquestados desde grandes medios, camina dando tumbos con una escasa lectura política y se convierte en bandeja servida para "los de siempre".

Muchos de los académicos que fueron llamados como jerarcas para formar el “mejor equipo” no se han dejado ayudar y, como dirían en jerga futbolera, son "muchas figuras y poco conjunto". ¿Será sólo individualismo y arrogancia? Talvez por miedo a la confrontación han terminado practicando muchos de los vicios que le reclamamos a la dictadura bipartidista que habíamos vivimos por más de 60 años.


Después de décadas de lo mismo, decir que todo cambio es responsabilidad absoluta del gobierno sería un engaño autocomplaciente. Cada sector debe asumir su cuota y ser autocrítico, porque la situación del país así lo amerita. Con urgencia tenemos que reconocer y aplicar enseñanzas si no queremos que nos atropelle de nuevo el bipartidismo, sea con el "chofer" que sea: el expresidente que lloró porque quería comer tamal luego de seguir la tradición familiar y haberse comido los "confites" de Alcatel, el tren, la banca estatal y muchos más, o el nobel del TLC con ínfulas monárquicas, o bien el "magistrado 8N" recién bendecido hasta por la izquierda; o alguna persona que surja de la actual "esquizofrenia ideológica" gobernante.


Lo primero que debiéramos pensar es que ya no hay vehículo que soporte ni chofer que lo guíe bien, “capitán” como decían en campañas electorales anteriores. Si lo hacemos al estilo PAC, solo se subirán los “iluminados” y en una especie de “meritocracia académica” y sus amigos. Si lo hacemos al estilo bipartidista, ya tenemos muchas décadas de ver los mismos resultados. Si lo hacemos al estilo del FA, pues ya su desempeño legislativo nos da señales de qué se puede esperar.


Participación. La dimensión del cambio que merecemos debe incluirnos a todas las personas, debemos ejercer nuestra ciudadanía, o de lo contrario lo único que cambiará son los gobernantes de turno. Replantear las bases y aceptar que si no creamos condiciones para la participación no vamos a lograr el cambio, porque la transformación no es algo que se delega sino algo que se construye y gestiona en colectivo, que es responsabilidad y compromiso común, que es un “exigir haciendo.”


Con lo anterior no quiero eximir al gobierno de su responsabilidad, que a esta altura resultó ser el mejor equipo que el bipartidismo y las cámaras empresariales pudieron tener, “progresistas” que han asumido el ejercicio del poder como “los de siempre”, porque, si bien no están convencidos de apoyar los transgénicos o la nefasta expansión piñera, los megadesarrollos turísticos o la incineración, lo terminan haciendo por acción o por omisión, por ignorancia, por torpeza o por presión.


Por otro lado, también en este gobierno del “cambio” están presentes los verdaderos mismos de siempre ejerciendo el poder, vemos una primera vicepresidenta acomodando y haciendo lobby por los negocios de su clase como megaturismo o construcción, y aprovechando para rearmar desde adentro al bipartidismo. Un MAG cogobernando por las cámaras agrícolas, ayudándoles a facilitar el registro de agroquímicos y tratando de excluir al Ministerio de Salud y MINAE, para facilitar la expansión de la piña y la palma y así perpetuar a Costa Rica como el país que más agroquímicos consume en el mundo, o entregado a los intereses de la pesca de arrastres, al aleteo del tiburón, aprobando nuevos transgénicos y, si no atajamos el intento, con una ley de semillas a la medida de las trasnacionales. Por otro lado el COMEX haciéndole el trabajo a la embajada gringa ataca y ningunea la tímida muestra de dignidad del MAG en políticas que escapan al marcaje de las cámaras.


La vocación masoquista de este gobierno lo ha puesto de piñata para el bipartidismo y medios (des)informativos que siguen en el poder real enriqueciéndose y dirigiendo el país, sin el desgaste de gobernar con el poder formal. Si quiere cambiar la historia, hay chance pero necesita propiciar el protagonismo de la ciudadanía y no entregar la última palabra al empresariado.


 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo