header image
Inicio arrow Temas arrow Biodiversidad arrow Sobre la Estrategia Nacional de Biodiversidad (ENB)
Sobre la Estrategia Nacional de Biodiversidad (ENB)
viernes, 22 de julio de 2016

  red_feconPronunciamiento de la Federación Conservacionista (FECON) y la Red de Coordinación en Biodiversidad (RCB)

El día 13 de junio del año 2016 en sesión extraordinaria de CONAGEBIO (Comisión Nacional de Gestión para la Biodiversidad) se aprobó, con nueve votos a favor[1] y uno en contr[2], la Estrategia Nacional de Biodiversidad (ENB).

La RCB y la FECON han sido enfáticos en analizar, sistematizar y pronunciarse en repetidas ocasiones contra la Política Nacional de Biodiversidad (PNB)[3]  y la Estrategia Nacional de Biodiversidad (ENB)[4] porque las mismas carecen de consulta y trabajo conjunto desde el principio con las comunidades marginales-urbanas, campesinas e indígenas, así como de las organizaciones comunales y civiles. La falencia se pretende enmendar “discutiendo” en talleres breves, un documento complejo como es el borrador de la PNB y de la ENB, prácticamente definidos y basados en directrices internacionales desde su visión, misión y metas, para finalmente llegar a señalar, sin respaldo real alguno, que “el proceso fue altamente participativo”.

Aún con todas las observaciones planteadas de parte de la FECON y la RCB a la CONAGEBIO hemos sido minoría en nuestras observaciones a lo largo del proceso y recientemente a la hora de aprobar la ENB.  Deseando justificar nuestras posiciones y voto final, deseamos invitar a las personas interesadas a conocer nuestros documentos y, además exponer los siguientes puntos:

Reconocemos el esfuerzo significativo que ha realizado la consultora a cargo del proceso para organizar coherentemente la gran cantidad de insumos y aportes que hemos hecho, tanto para la Política Nacional de Biodiversidad como para la Estrategia Nacional de Biodiversidad. En especial agradecemos que en la última versión de la ENB se incluyeran referencias a los conflictos ambientales existentes y a la temática de los organismos genéticamente modificados (OGM) o transgénicos, así como a la conservación ex-situ y a la existencia de amenazas estructurales para la biodiversidad. También agradecemos que se hayan reducido las referencias a las Metas de Aichi, el Protocolo de Nagoya y REDD+ como marco orientador en un proceso que debería dirigirse desde la realidad nacional.

Con respecto a la PNB, mantenemos las observaciones detalladas que indicamos en ese documento y que nos llevan a concluir que, a pesar de que hicimos varios esfuerzos por facilitar los aportes del sector ecologista, estos no fueron incorporadas de forma integral ni significativa en la versión final, lo que lamentablemente dificultó coordinar una mayor participación de las organizaciones de nuestro sector de cara a la ENB.

Creemos que la PNB presenta una debilidad estructural: refleja la visión de la llamada “economía verde”[5] en la cual la biodiversidad y los beneficios ambientales que esta genera se entienden como mercancías (tales como la adopción de las Metas de Aichi, el apoyo al programa REDD y otras iniciativas de pago por servicios ambientales) enfoque que cuestionamos profundamente. Ya que la PNB es el marco general del cual se deriva la ENB, ese enfoque persiste en este último documento.

La ENB se enfoca mayoritariamente hacia los procesos de conservación in-situ (en áreas protegidas, por ejemplo), mientras que nuestras organizaciones trabajan principalmente con comunidades y colectivos que protegen la biodiversidad ex-situ, interactuando con ella para sostener la vida en fincas campesinas, territorios indígenas y comunidades urbanas y rurales. La debilidad de esa visión en la ENB nos hace cuestionarnos sobre la profundidad que haya podido tener la consulta a este tipo de grupos, pues los principales conflictos que enfrentan (extractivismo, monocultivos, transgénicos, contaminación, urbanización insostenible y no planificada, etc.), y las propuestas que desarrollan al respecto, no son un componente sustantivo en el texto de la ENB. Es probable que un mayor desarrollo de lo que se refleja en los mapas de conflictos ayude a subsanar esta observación. Propusimos que sería positivo enriquecer el diagnóstico de la ENB con esos insumos, así como plantear acciones concretas para atender la conflictividad ambiental y sus causas subyacentes, pero dadas las directrices internacionales observadas, lo anterior hubiera sido incompatible con el documento como un todo.

La ENB carece de una visión de futuro, especialmente de cara a las amenazas para la biodiversidad relacionadas con tecnologías, como la manipulación genética y la biología sintética, los sistemas de propiedad intelectual restrictivos (a los cuales ni siquiera se les cuestiona) y su papel en la apropiación privada de la biodiversidad, la producción corporativa de alimentos, y la preponderancia de los tratados comerciales y de propiedad intelectual (como el Tratado de Budapest y la UPOV) sobre los acuerdos y políticas socioambientales.

Sobre el tema de transgénicos, reiteramos que su convivencia con formas de producción sustentables y agroecológicas es imposible, como se ha documentado a nivel mundial (https://goo.gl/uM3tk1), por lo que una protección efectiva de la biodiversidad debería contemplar la prohibición o al menos una sólida moratoria para la liberación de OGM en los campos, más que una regulación bajo la lógica de la coexistencia— demostrada como imposible—y que trate de minimizar riesgos que serían irreversibles. Aunque ese tema podría entenderse como parte de una Política de Bioseguridad, en la lógica del Principio de Precaución lo miramos también como un elemento esencial de una Política y Estrategia de Biodiversidad.

informes en: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla , Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

 



[1] MINAE, MAG, MINSA, SINAC, INCOPESCA, COMEX, Mesa Campesina, Mesa Indígena, CONARE.

[2] FECON

[3] Posición de la Red de Coordinación en Biodiversidad sobre la propuesta de política y plan estratégico nacionales de biodiversidad 2014-20201, el 13 de julio de 2014.  goo.gl/f0J6rb

Posición de la Red de Coordinación en Biodiversidad y de la Federación Conservacionista (FECON) sobre la propuesta de Política Nacional de Biodiversidad 2014-2020, el 9 de marzo de 2015. goo.gl/yhb5hC

[4] Observaciones al documento final de la “Política Nacional de  Biodiversidad 2015-2030” (PNB) y al borrador de la” Estrategia Nacional de Biodiversidad (ENB) y su Plan de Acción” (2016), el 30 de marzo de 2016. goo.gl/Ft6P03

[5] Ver más información sobre economía verde en el siguiente enlace goo.gl/WOPrT9

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo