header image
Inicio
Declaración sobre Biología sintética: “Nuestro derecho a conocer, opinar y decidir”
jueves, 03 de noviembre de 2016
biosintetica

20 de octubre de 2016 por Red de Coordinación en Biodiversidad-Kioskos Ambientales-Coeco Ceiba-Fecon

 Nosotros y nosotras, campesinos y campesinas, indígenas, ecologistas, estudiantes y profesores universitarios reunidos en el Taller sobre Biología Sintética: “Nuestro derecho a conocer, opinar y decidir”, después de haber recordado nuestras formas de cuidar, intercambiar y mejorar las semillas y otras formas de vida y conocer el significado de las distintas tecnologías de la Biología Sintética,  sus repercusiones en nuestras vidas, sus efectos en las semillas y en la biodiversidad en general, declaramos:

1. En vista:

  •  del  rapidísimo avance de distintas tecnologías de la Biología Sintética, que se encargan del diseño y creación de componentes biológicos y sistemas que no existen en la naturaleza y el re-diseño de los elementos biológicos que ya existen. (Comisión Europea, Dirección General de Investigación -2005). 
  •   de que los productos de la biología sintética tiene la característica de que una vez creados son “auto replicables”, es decir,  se siguen reproduciendo saliéndose del control de quienes los originaron  afectando los ecosistemas y las características de la vida en general.
  •   de que estos productos abarcan hasta el momento las áreas de la salud, la alimentación, la agricultura, la ganadería y los biocombustibles y que se publicitan como la solución inequívoca y casi mágica de todos los problemas generados en estas áreas.
  • de que en el campo que nos es cercano, como es la diversidad agrícola y ganadera, ya se han introducido productos de plantas de escaso volumen pero altísimo precio como el azafrán, la vainilla, el  cacao, la stevia así como colorantes y fragancias; y que últimamente amenazan con introducirse en otros productos agrícolas y ganaderos de amplia difusión, como el maíz, el ganado vacuno y la eliminación total  de las llamadas “malezas”.
2. Después de haber conocido los alcances de la biología sintética en el campo de la agricultura y la alimentación y sabiendo:
  •    Que las fincas campesinas e indígenas siguen siendo las mayores productoras de alimentos en el mundo con menos de un cuarto de la tierra agrícola mundial y que las mujeres constituyen la mayoría del campesinado indígena y no indígena [1]
  •   Que la Ley de Biodiversidad de 1998 establece entre los criterios para aplicar esta ley en su artículo 11, los criterios preventivo, precautorio y de interés público ambiental.
  •  Que estos criterios encuentran sustento en declaraciones internacionales como el principio 15 de la Declaración de Río sobre Medio Ambiente y Desarrollo de 1992.
  • Que los derechos de los pueblos indígenas están resguardados en varios convenios y acuerdos internacionales como el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional del Trabajo, entre los que destaca el derecho a la consulta mediante procedimientos apropiados “…cada vez que se prevean medidas legislativas o administrativas susceptibles de afectarles directamente” (art. 6.1 a).
  •  Que para mayor abundancia, ese mismo articulo en su inciso b) señala que los gobiernos deberán “establecer los medios a través de los cuales los pueblos interesados puedan participar libremente, por lo menos en la misma medida que otros sectores de la población, y a todos los niveles en la adopción de decisiones en instituciones electivas y organismos administrativos y de otra índole, responsables de políticas y programas que les conciernen” (subrayado propio).
  •   Que en el mes de marzo del presente año  el gobierno de la república aprobó la directriz N° 042-MP dirigida al sector público para la “Construcción del mecanismo de Consulta a Pueblos Indígenas”, que da un paso adelante en la concreción de este derecho.
  •   Que la difusión del conocimiento sobre la biología sintética y sus diferentes tecnologías así como incluso la comercialización de algunos productos se ha limitado a esferas de científicos y empresarios y dado a conocer limitadamente  en algunos  “publi-reportajes” poco analíticos.
  • Que nos preocupa que estas tecnologías se estén desarrollando e implementando sin comunicárnoslo, y que estas afectan los saberes y conocimiento tradicionales, así como  la soberanía alimentaria, que defiende el derecho de los pueblos a consumir alimentos nutritivos, culturalmente adecuados y producidos de forma sostenible y ecológica, así como su derecho a decidir su propio sistema alimentario y productivo.
  • Que la biología sintética y otras tecnociencias afectarán de manera directa a todas las poblaciones del mundo y a la biodiversidad, y  afectarían igualmente el esfuerzo que Costa Rica ha realizado para ser  reconocida en el ámbito internacional por sus logros en conservación y uso sostenible de la biodiversidad.
  • Por otra parte, conocimos también: que mundialmente hay preocupación por los alcances sin vuelta atrás de estas tecnologías y sus posibles impactos por lo que el tema estará siendo discutido en la Conferencia de las Partes 13 (COP-13), del Convenio de Diversidad Biológica por 194 países que la conforman el próximo mes de diciembre en Cancún, México.

Asimismo, sabemos que se ha constituido en el marco del Ministerio de Ambiente y el Sistema Nacional de Áreas de Conservación una Comisión Interinstitucional que definirá la posición del país en este tema ante la COP 13.

POR LO TANTO:

  • Exigimos que antes de que se abran mayoritariamente al mercado o se liberen al ambiente las distintas tecnologías, productos y procesos de Biología Sintética, estas deben ser puestas al conocimiento, discusión y decisión amplia de las personas y grupos afectados, en nuestro caso, campesinos, campesinas e indígenas así como grupos ecologistas y universitarios para que todos y todas valoremos sus consecuencias socio-políticas, ecológicas y éticas.
  • Comunicamos  al Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC), punto focal del Convenio de Diversidad Biológica, que apoyamos la posición establecida en el documento: Biología Sintética: promesas, riesgos, precauciones y propuestas (pags. 11 a 14)  y  su “addendum”  y, por último,
  •  Demandamos que nuestro pensamiento sea tomado en cuenta por la Comisión Inter institucional en la elaboración de la posición del país sobre este tema de cara a la próxima COP-13 

 Ver posición Biología Sintética: promesas, riesgos, precauciones y propuestas (pags. 11 a 14) en: http://www.feconcr.org/doc/biologiasintetica/PosicionRCB-FECONbiologiasintetica.pdf

 Ver addendum en: http://www.feconcr.org/doc/biologiasintetica/AddendumposicionRCB-Fecon.pdf



[1] Grain.  Hambrientos de la tierra. los pueblos indígenas y campesinos  alimentan al mundo con menos de un cuarto de la tierra agrícola. (2016) https://www.grain.org/article/entries/4956-hambrientos-de-tierra-los-pueblos-indigenas-y-campesinos-alimentan-al-mundo-con-menos-de-un-cuarto-de-la-tierra-agricola-mundial


 
Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Lista de correo

Suscríbase para recibir las noticias de FECON en su casilla.

Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo