header image
Inicio arrow Temas arrow Proyecto de bienestar animal no puede retroceder en la protección de la fauna silvestre
Proyecto de bienestar animal no puede retroceder en la protección de la fauna silvestre
lunes, 20 de marzo de 2017

ley_maltratoFECON reitera que apoya nuevas leyes para prevenir, combatir, sancionar y erradicar el maltrato animal de especies de animales domésticos, mascotas, de carga, producción, callejeros, crianza, peleas de gallos, etc. Sin embargo, subraya que los animales silvestres no deben ser incluidos en estas nuevas propuestas.

Ante la duda y polémica generada por la definición de animal que entraba la aprobación en segundo debate del proyecto de ley 18298 la FECON alerta sobre la regresión que significaría desconocer los avances en la legislación ambiental existente en materia de fauna silvestre al incluirse a los animales silvestres en la definición de animal del proyecto 18298 contra el maltrato animal.

Insistir en una definición que incluya animales silvestres es improcedente ya que esto reduce el nivel de protección de la fauna silvestre contenido en la Ley de vida silvestre No.7317 y sus reformas (2008 y 2012), acarreando también la inconstitucionalidad de la eventual ley contra el maltrato animal y la subsecuente inaplicabilidad de este necesario proyecto de ley. La inclusión de la fauna silvestre en este proyecto constituye una regresión ambiental al reducir las sanciones que hoy pesan sobre el tráfico, la violencia y la explotación de vida silvestre. 

Ante el impase sobre este necesario e importante proyecto de ley desde la Federación Ecologista debemos advertir  que retroceder en las conquistas penales y sancionatorias que hoy permiten la Ley de vida silvestre No 7317 y la Ley de protección, conservación y recuperación de las poblaciones de tortugas marinas  No. 8325 no debe ser el precio que deba pagarse por una nueva ley contra el maltrato animal.

La inclusión de  los animales silvestres en el proyecto 18298 no solamente reduce la protección de nuestra fauna silvestre, la cual es patrimonio natural del Estado y uno de los activos principales del país en biodiversidad, turismo y ecología, sino que además  afectaría también a la flora silvestre. La ley vigente de bienestar animal No.7451 promulgada en 1994 establece en su artículo 4 que lo referente a animales silvestres deberá regirse por lo estipulado en la ley de vida silvestre. Esto por cuanto desde hace décadas se ha tenido claridad en cuanto a la necesidad de mantener a la fauna silvestre dentro de un régimen de protección separado que permita atender criterios propios e inherentes a la fauna silvestre como lo son las especies con poblaciones reducidas y las especies en peligro de extinción.

Para avanzar en la aprobación del proyecto de ley contra el maltrato animal nos adherimos al criterio de las Universidades públicas y su recomendación  a los diputados (as) de definir como especímenes de animales “los domésticos, domesticados, mascotas con o sin dueño conocido y los de cualquier especie utilizados en espectáculos públicos o privados”. Esto garantizaría que todo lo que no es vida silvestre – que tendría penas mayores pues son patrimonio natural de todos los costarricenses -continúe debidamente cubierto por la ley de vida silvestre sin ninguna posibilidad de conflicto de aplicación entre la eventual ley contra el maltrato animal y las leyes especiales referidas a fauna silvestre.

Las penas establecidas en la ley de vida silvestre para delitos contra la fauna silvestre son mayores a las establecidas en el proyecto 18298. A su vez, las sanciones y penas establecidas en la ley de vida silvestre y sus reformas toman en cuenta criterios propios ya mencionados de la fauna silvestre como las especies en vías de extinción, poblaciones reducidas; e incluyen el decomiso de las armas, objetos y vehículos utilizados en el tráfico y caza de fauna silvestre.

Si se incluye la fauna silvestre en el proyecto 18298 y llega a ser aprobado entonces los jueces se verán ante lo que se conoce como "conflicto de aplicación" donde un delito tiene penas distintas en dos leyes diferentes y prevalecerá la ley posterior (18298) cuyas penas son inferiores. En todo caso en derecho penal se aplica el llamado principio de la pena más benigna o ley penal posterior más favorable cuando hay dos penas para una misma conducta. Por lo que al aprobarse este proyecto incluyendo a la fauna silvestre se estarían reduciendo las penas. Además perderíamos las multas y el decomiso de vehículos y armas que usualmente los guardaparques y policías realizan cuando detienen a cazadores o traficantes de fauna (casi 50 vehículos al año según informes de SINAC 2013 -2015) y centenas de armas (SINAC 2013 -2015).

FECON apoya el criterio de APREFLOFAS y sus más de 32 años de experiencia y trabajo por la fauna y flora silvestres, especialmente al haber sido  promotora- junto con muchas otras organizaciones- de las reformas a la ley de vida silvestre No. 7317 alcanzada  mediante la ley No. 9106 en diciembre de 2012, siendo esta la primera y única ley de iniciativa popular aprobada en Costa Rica. Mediante la citada reforma de 2012 se prohibió la cacería deportiva, comercial y furtiva en el país; esta misma ley define en su artículo segundo que la caza es el hecho de “herir, apresar, capturar o matar a un animal silvestre”.

Desde FECON reiteramos nuestro apoyo a todas las iniciativas que promuevan el avance del reconocimiento de los animales de cualquier especie. No obstante, en el caso concreto es necesario excluir a la fauna silvestre del proyecto 18298 contra el maltrato animal de manera que no haya reducción en la protección de la fauna silvestre y que se logre también la aprobación del maltrato de otras especies.

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo