header image
Inicio arrow Temas arrow Intereses privados detrás del agua de Sardinal y amenaza de represión contra la comunidad
Intereses privados detrás del agua de Sardinal y amenaza de represión contra la comunidad
jueves, 08 de junio de 2017
sardinal_2

Comunicado del Comité Pro-Defensa del Agua de Sardinal para medios de comunicación y organizaciones sociales y ecologistas

10 años de conflicto ¿Cómo empezó todo?

En Sardinal de Carrillo de Guanacaste, llevamos ya 10 años librando una lucha en contra del proyecto Ampliación y mejoramiento del acueducto Sardinal-El Coco-Ocotal, proyecto que nació en el año 2006 a partir de una carta de entendimiento entre el AyA y la compañía Cocowater S. A del Grupo Mapache. En dicha carta, la compañía se comprometió a asumir los costos de la construcción del proyecto mediante un fideicomiso donde se le cobraba $800 por paja de agua a los empresarios, siendo la demanda en ese momento de 10.000 pajas.

Aproximadamente el 80% de la obra fue construida ilegalmente, pues no fue sino hasta el momento en que la construcción iba llegando al pueblo de Sardinal, que nos percatamos de la misma y nos organizamos para detenerla. Realizamos varias manifestaciones y acudimos a la vía legal. Varias instituciones intervinieron dándonos la razón: la Contraloría General de la República, la Defensoría de los Habitantes, la Sala Constitucional y el Consejo Universitario de la Universidad de Costa Rica, afirmando que no se contaba con los estudios técnicos requeridos, la viabilidad ambiental y el aval de la comunidad.

Papel del AyA y los intereses del sector privado

Hoy, 10 años después, aparece el AyA, sólo que, en manos de otro gobierno, a decirnos que vienen a terminar el proyecto, que van a sacar del acuífero 72 litros de agua por segundo y que ahora resulta que todos los estudios justifican dicho proyecto, afirmando que en Sardinal hay suficiente agua. Nos hemos asesorado técnicamente con personas expertas en la materia, como el señor Allan Astorga, geólogo catedrático de la UCR, quien nos ha alertado sobre varios vacíos importantes en los últimos estudios técnicos realizados: la reducción del reservorio del manto acuífero, así como la incertidumbre que existe con respecto a las consecuencias del cambio climático. Don Allan manifiesta que es temerario tomar decisiones sin considerar lo anterior.

Además, no olvidemos cómo inició el proyecto: independientemente de si ahora lo finaliza AyA u otra institución pública, la ampliación del acueducto sigue respondiendo a intereses privados, pues se conectará a los mismos tubos de 50cm de diámetro que fueron instalados con financiamiento de los empresarios desde un principio. Incluso, el fideicomiso sigue vigente, sólo que ahora está suscrito por el grupo empresarial Garnier y Garnier: grupo que tiene inversiones en el Coyol Free Zone and Bussiness Park, Global Park, Hotel Fiesta, Marriot Los Sueños, Marriot San José, Pollos Campero, United Colors of Benetton, Liz Claiborne, Hacienda Espinal y la Ganadería de lujo AG.

Garnier y Garnier está compuesto, entre otros, por Philippe Garnier-Diez y su padre André Garnier Kruse; el primero figuró como presidente de AVON cuando se promovió la publicidad “anti-comunista” adherida a las facturas de los productos AVON en la época electoral anterior, frente al repunte que tuvo el partido Frente Amplio, y el último destaca como promotor de la figura de concesiones durante su puesto como secretario técnico del Consejo Nacional de Concesiones entre 1999 y 2000 y como donante de la campaña de Óscar Arias Sánchez para el año 2005.    

Agua para las comunidades, no para el lucro de unos pocos

En Sardinal estamos totalmente de acuerdo con abastecer de agua a las comunidades, a las personas que verdaderamente la necesitan; es por esto que actualmente le estamos dando seguimiento a un recurso de amparo que interpusimos el presente año para que le conecten el agua a varios caseríos del distrito. Pero a lo que sí nos oponemos rotundamente es a la forma manipuladora en que se ha utilizado la necesidad real de agua de las comunidades sencillas como excusa para justificar este proyecto. Así lo ha venido haciendo el AyA al entregar volantes que afirman que:

“Sardinal es el distrito más grande del cantón de Carrillo. El que más crece, en población y servicios; por eso AyA debe darles agua potable a sus 34.000 habitantes, por medio de la ampliación y mejoras del acueducto. La obra pública suministrará agua potable a las comunidades de Los Chilolos, Nancital, Obandito, Zambrana, El Coco y Ocotal (…) EN AYA SABEMOS QUE EL AGUA ES PARA LA GENTE”.

¿Por qué consideramos esto como manipulación? Bueno, porque los datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) contradicen lo anterior, señalando que, en todo el distrito de Sardinal, para el 2017, la población es de aproximadamente 18.120 habitantes, y no de 34.000 como nos lo hacen creer en los volantes que andan repartiendo. Vale recalcar que esos volantes curiosamente no tienen logos de ninguna institución y que esos 72 litros por segundo que pretenden sacar sirven para abastecer justamente a un aproximado de 34.000 habitantes. Qué conveniente coincidencia, ¿no?

Además, la conexión de agua que requieren los habitantes de comunidades como Los Chilolos, Nancital y otras mencionadas, es una necesidad que se tiene desde hace años y cabe resaltar que son comunidades donde en cada una ellas habitan entre 50 y 300 personas aproximadamente; nos parece una humillación condicionar la aprobación de ese proyecto, que destinará la mayoría de agua a desarrolladores, para que le pongan el agua a la gente humilde que no tienen y realmente la necesitan, nos preguntamos entonces, realmente, agua ¿Para quiénes?     

¿Amenaza de represión ante la manifestación?

¿Qué es lo que nos motiva a seguir dando esta lucha? La convicción de asegurar el acceso al agua para las futuras generaciones de nuestros pueblos, que el agua se cuide para la gente que la necesita, que no la derrochemos, amenazando así con la escasez del recurso hídrico, tal y como ya ocurrió en otros lugares de la zona como Tamarindo y Playa Panamá. Por eso ratificamos que, al igual que lo hicimos hace 10 años, buscaremos manifestar nuestra posición a través de todas las vías democráticas que estén a nuestro alcance, tanto a nivel legal como en las calles, por medio de protestas pacíficas.

Es por ello que nos llama poderosamente la atención algo que conocimos recientemente en un documento oficial, en el cual se incluye el “INFORME DE AVANCE Proyecto Ampliación y Mejoramiento del Acueducto Sardinal-El Coco-Ocotal (Fase II)” (recordemos que la fase I fue construida por los empresarios). En un apartado de dicho Informe, se señala lo siguiente con respecto a los atrasos y posibles complicaciones del proyecto:

“Dificultad para llevar a cabo y finalizar la gestión de la viabilidad social del proyecto, que permita, entre otros, la realización de los trabajos de preparación de los campos de pozos y sus pruebas de bombeo, la culminación del tanque de almacenamiento y la materialización final del proyecto.”

Cuando en el documento se habla de la primera actividad de campo del proyecto, pruebas de bombeo, se indica lo siguiente: “Es importante recordar la importancia de contar con el visto bueno de la Gestión Social para realizar los trabajos una vez emitida la orden de inicio (caso contrario se deberá coordinar con la Fuerza Pública de manera continua por 5 o 6 días para la realización de las pruebas).” 

¿Caso contrario se deberá coordinar con la fuerza pública? Más que una “recomendación”, esto pareciera ser una solapada amenaza ante la pretensión de cualquier tipo de protesta social. La viabilidad social de un proyecto representa un principio democrático que respalda un Estado de Derecho, cuando a esto se le resta valor y se intenta establecer proyectos a la fuerza, nos preguntamos ¿vivimos en un régimen democrático o autoritario?

Si se demostró y claro está que el 80% de avance del proyecto se realizó ilegalmente, intentar terminarlo ahora, bajo el discurso de que todo está en regla, nos parece, además de contradictorio, una posición de complicidad y validación de la ilegalidad.    

Nuestra posición como Comité Pro-Defensa del Agua de Sardinal

Nuestra posición es clara: no queremos permitir que se utilice el agua de Sardinal para abastecer grandes proyectos hoteleros y residenciales de lujo que ponen en riesgo el bienestar del acuífero y por ende de las personas que habitamos en las comunidades cercanas al mismo. Primero que nada, le exigimos al gobierno resolver el problema de desabastecimiento de las personas sencillas que aún no tienen agua; eso no es negociable. Ya después, podríamos empezar a discutir sobre las significativas diferencias que tenemos sobre lo que entendemos por desarrollo saludable y sostenible.

Nos parece lamentable que este gobierno nos amenace e insista tanto con este proyecto; nos encantaría ver ese mismo interés y entusiasmo enfocado en proponer proyectos de desarrollo rural comunitario, ya que incluso la misma Yamileth Astorga, actual presidenta del AyA, ha expresado en otros momentos sus críticas al modelo de desarrollo mega turístico, impuesto por los grandes intereses económicos, que rigen actualmente en la zona.

Igual de lamentable nos parece que algunas personas que antes apoyaban esta lucha y se oponían a este proyecto, hoy estén a favor y lo defiendan, aludiendo a que el proyecto es público y no es el mismo de hace 10 años porque no es la misma cantidad de agua que se extraerá, o que los permisos de construcción los da la municipalidad y no el AyA; en ningún momento profundizan sobre los intereses empresariales que hay detrás del acueducto, ni sobre la ilegalidad bajo la cual se construyó la “fase I”.

Tal es el caso, entre otros(as), del ex-diputado del Frente Amplio, Ronald Vargas, quien en su momento se involucró activamente, junto con este Comité, en la defensa del preciado líquido. Pero hoy día, como la situación cambió y ahora es funcionario del AyA, se le ve activamente promoviendo el proyecto.

Exigimos que existan verdaderos procesos de participación ciudadana, y no como ha venido ocurriendo hasta el momento: se organizan reuniones dirigidas por un residente de la comunidad cercano al actual gobierno, el cual trabajó en Casa Presidencial y recientemente fracasó en su intento por quedar electo alcalde de Carrillo con el PAC, en esas reuniones solamente participan funcionarios públicos, algunas personas de las ASADAS y Asociaciones de Desarrollo, que no representan el sentir crítico de gran parte de la comunidad, también en ocasiones participan representantes del sector empresarial.

Cabe señalar que los temas que se tratan en esos espacios están pre-condicionados a la realización definitiva del proyecto. Para cerrar con broche de oro, durante estas reuniones se toman unas cuantas fotos para documentar así un proceso disque participativo y representativo.

Denunciamos y rechazamos toda amenaza de represión ante la protesta social de nuestra comunidad, sabemos que la manifestación pacífica es un derecho que como ciudadanos de éste país podemos practicar. Advertencias de represión tentan contra el ejercicio pleno de ese derecho.  

Únanse a nuestra lucha

Es por todo lo anterior, que queremos hacer un llamado a todas las organizaciones sociales y ecologistas del país que se identifiquen con nuestra lucha, para que se solidaricen con nosotros y nosotras, les pedimos que nos apoyen desde sus posibilidades, recursos e iniciativas para que se escuche nuestra voz en otras partes del país, la presión sobre el agua y otros recursos es un problema nacional. ¡Ahora más que nunca debemos acuerparnos entre las personas que defendemos la vida! ¡Unamos nuestras voces y dejémosle claro al gobierno y a los empresarios, de una buena vez, que con el agua no se juega!


VALE MÁS LA VIDA QUE EL DÓLAR

EL AGUA NO SE NEGOCIA, ¡SE DEFIENDE!

 

Contacto

Correo electrónico: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo