header image
Inicio arrow Temas arrow Mar y Vida Marina arrow Oposición Proyecto Marina Puerto Jiménez y al Proyecto de Reforma de Ley de Marina
Oposición Proyecto Marina Puerto Jiménez y al Proyecto de Reforma de Ley de Marina
viernes, 27 de junio de 2008

Manifiesto comunal  a los Señores Diputados Asamblea Legislativa Costa Rica. 

La comunidad de Puerto Jiménez manifiesta sus preocupaciones por el desarrollo del Proyecto Marina Bahía Cocodrilo, expediente Nº 595-2006-SETENA (Resolución N° 1875-2006-SETENA). Fundamentamos nuestra oposición a la construcción de una Marina, en nuestra comunidad en los daños ecológicos, sociales y culturales que esto nos traería.

 
Ya que “La potestad de legislar reside en el pueblo, el cual la delega, por medio del sufragio, en la Asamblea Legislativa…” como lo indica el artículo 105 de nuestra Constitución Política.  Queremos hacer de su conocimiento nuestra oposición tanto al desarrollo de una marina en nuestra comunidad, como al nuevo proyecto de ley que pretende reformar la Ley de Marinas (expediente Nº 14.836).

 
Acudimos a ustedes como nuestros representares, para que defiendan nuestra posición ante el plenario legislativo. Partiendo de la lucha que enfrentamos para impedir el desarrollo de marinas en el Golfo Dulce, que es conocido mundialmente por sus particulares características oceanográficas, haciendo que este ecosistema sea sumamente vulnerable a los cambios medioambientales. Hemos estado en contacto con la ley actual de marinas, que ya es en extremo permisiva para con los desarrolladores de estos proyectos, incluso consideramos que pasa por encima a otras leyes creadas con el fin de proteger los recursos naturales. 

 
Consideramos que esta ley expone a explotación no sostenible, zonas muy frágiles de las costas de nuestro país.  Se ha comprobado a nivel mundial y en nuestro país que las “marinas” no son amigables con el ambiente y en todos los casos están asociadas a fuertes impactos ambientales a mediano y largo plazo y en muchos casos de forma irreversible. Siendo así, agilizar este tipo de “desarrollo” deja aún más desprotegida nuestra riqueza costera y a las comunidades que directamente seriamos golpeadas por la ágil legalización y establecimiento permisivo de este tipo de proyectos.

 
Para fundamentar nuestra oposición  al desarrollo de una marina en Puerto Jiménez, hemos expuesto como nos afectaría, desde el punto de vista ambiental, social y cultural, mediante un análisis al estudio de impacto ambiental y ponencias de profesionales que se oponen al proyecto por considerar destructivo su establecimiento.

 

Considerando los puntos antes mencionados creemos perjudicial incluir dentro de la corriente legislativa un proyecto de ley de Marinas que concede mayores beneficios a los empresarios y limita a las comunidades afectadas la posibilidad de oponerse, al disminuir los trámites y controles sobre este tipo de proyectos.

 
Este proyecto de ley no se ha consultado a las comunidades costeras, que en este momento se ven amenazadas con la posible instalación de marinas tanto en el Pacífico como en el Caribe, aun cuando en ambas costas existe una fuerte oposición a la construcción de  marinas.

 
Como esta estipulado en el Artículo 50 de la Constitución Politica: “.- El Estado procurará el mayor bienestar a todos los habitantes del país, organizando y estimulando la producción y el más adecuado reparto de la riqueza.

 
Toda persona tiene derecho a un ambiente sano y ecológicamente equilibrado. Por ello, está legitimada para denunciar los actos que infrinjan ese derecho y para reclamar la reparación del daño causado.

 
El Estado garantizará, defenderá y preservará ese derecho. La ley determinará las responsabilidades y las sanciones correspondientes.”

 
Así mismo, la ley orgánica del ambiente en los artículos:

 
ARTÍCULO 1.-  Objetivos.

            La presente ley procurará dotar, a los costarricenses y al Estado, de los instrumentos necesarios para conseguir un ambiente sano y ecológicamente equilibrado.

            El Estado, mediante la aplicación de esta ley, defenderá y preservará ese derecho, en busca de un mayor bienestar para todos los habitantes de la Nación.  Se define como ambiente el sistema constituido por los diferentes elementos naturales que lo integran y sus interacciones e interrelaciones con el ser humano.

 
ARTÍCULO 2.-  Principios.

            Los principios que inspiran esta ley son los siguientes:

a)  El ambiente es patrimonio común de todos los habitantes de la Nación, con las excepciones que establezcan la Constitución Política, los convenios internacionales y las leyes.  El Estado y los particulares deben participar en su conservación y utilización sostenibles, que son de utilidad pública e interés social.

b)  Todos tienen derecho a disfrutar de un ambiente sano y ecológicamente sostenible para desarrollarse, así como el deber de conservarlo, según el artículo 50 de nuestra Constitución Política.

c)  El Estado velará por la utilización racional de los elementos ambientales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de vida de los habitantes del territorio nacional. Asimismo, está obligado a propiciar un desarrollo económico y ambientalmente sostenible, entendido como el desarrollo que satisface las necesidades humanas básicas, sin comprometer las opciones de las generaciones futuras. d)  Quien contamine el ambiente o le ocasione daño será responsable, conforme lo establezcan las leyes de la República y los convenios internacionales vigentes.

e)  El daño al ambiente constituye un delito de carácter social, pues afecta las bases de la existencia de la sociedad; económico, porque atenta contra las materias y los recursos indispensables para las actividades productivas; cultural, en tanto pone en peligro la forma de vida de las comunidades, y ético, porque atenta contra la existencia misma de las generaciones presentes y futuras.

El Estado propiciará, por medio de sus instituciones, la puesta en práctica de un sistema de información con indicadores ambientales, destinados a medir la evolución y la correlación con los indicadores económicos y sociales para el país.

 
Es decir que es su deber es velar por nuestros intereses primeramente, por lo tanto consideramos que deben informarse sobre los impactos negativos de este tipo de proyectos a las comunidades, el ambiente y las proyecciones de desarrollo sostenible que el país a adoptado.

 
Los legisladores que proponen la reforma a la ley se han informado sobre los beneficios económicos para los empresarios y las necesidades de estos pero no han tomado en cuenta las del pueblo y las implicaciones negativas que tales proyectos provocarían en una comunidad costera como Puerto Jiménez, Puerto Viejo y tantas otras en nuestro país.

 
Es política del actual gobierno enrumbar al país en la senda de la conservación, según manifestó el Sr. Carlos Ricardo Benavides, Ministro de Turismo en su discurso en la EXPOTUR 2008:

 
“Hemos sido distinguidos durante los dos últimos años como  el destino más competitivo de América Latina en materia de turismo de conformidad con el ranking del Foro Económico Mundial. Esta posición lo único que nos obliga es a redoblar esfuerzos para mejorar. Nuestros retos pasan necesariamente por avanzar más rápidamente en temas de medio ambiente, infraestructura pública y recursos humanos pero especialmente por acelerar los efectos de nuestra política de sostenibilidad orientada desde la planificación y ordenamiento del espacio turístico…”

 
“ …La sostenibilidad de nuestro destino turístico nos debe llevar a pensar en la seguridad de nuestros vacacionistas sean nacionales o extranjeros, en el mejoramiento de la calidad de vida de nuestros ciudadanos y en el resguardo de los recursos naturales que poseemos. Ello nos obliga a crecimientos acordes con la capacidad del país…”

 
“…Solamente por la senda de la sostenibilidad turística podremos mantener los beneficios que esta actividad nos brinda, para el mejoramiento de la calidad de vida de nuestros habitantes, pero especialmente para heredarle a las futuras generaciones un sitio prestigioso como destino internacional, como el que hoy es Costa Rica.”

 
Por lo tanto debemos ser consecuentes y defender los recursos naturales, procurando proyectos que nos distingan de otros destinos, que busquen conservar el escenario natural que nos hace un destino predilecto.

 

          Las reformas que proponen agilizarían el proceso de obtención de conseciones.

 

          Extiende de 20 a 35 años concesión de marinas

 

          Establece un mínimo de 15 años y prórrogas por períodos de 10 años cada uno en vez de los cinco establecidos en la legislación vigente.

 

          Otorga concesión temporal con visto Bueno de  CIMAT, mientras Setena da visto bueno ambiental. Con esa autorización adelantan trámites mientras Setena resuelve el estudio de impacto ambiental, que tarda varios meses.

 

No queremos desencantarnos y descubrir que el gobierno de este país no es consecuente con la imagen que le vendemos al mundo de Paz con la naturaleza. 

 

“Hoy, hay otro acuerdo de paz que firmar, y otras fuerzas armadas que esperan su abolición: debemos firmar la paz con nuestro ambiente y abolir las fuerzas que lo destruyen", dijo Arias durante una gira por la Península de Osa.

 

El presidente de Costa Rica, Óscar Arias Sánchez, firmó el18 de enero del 2008 un decreto que declara las aguas del mar territorial y de la zona económica exclusiva del país como áreas protegidas para cetáceos, constituyendo el territorio en un santuario para delfines y ballenas.

El decreto prohíbe toda actividad que persiga, capture, hiera, trasiegue o comercialice delfines o ballenas en las aguas territoriales del país centroamericano.

 

"Un santuario ballenero es un área con presencia de cetáceos mayores relevantes en su número, diversidad o importancia por su actividad alimenticia, ruta migratoria y área protegida. En estas áreas se acuerda evitar el desarrollo de actividades negativas para los cetáceos"

 

Es totalmente contradictorio que se declare un santuario de delfines y ballenas y por otro lado se incentiven proyectos de marinas como la de Golfito y Puerto Jiménez, con capacidad de más de 300 botes, cuando esta documentado en todo el mundo que el transito de embarcaciones tiene un efecto negativo tanto sobre los mamíferos marinos residentes como en los migratorios.

El periódico La Nación, publico varias declaraciones de señores diputados y señoras diputadas el día 26 de mayo, mismas que queremos comentar:

 

          “Actualmente, en el país solo opera la marina Los Sueños, en Playa Herradura de Garabito, Puntarenas. Sin embargo, hay otros 10 proyectos en espera de aprobación, tres de ellos en ese mismo cantón puntarenense.”  Para el país no es de perjuicio que tengamos “solo” una marina, no necesitamos marinas a lo largo de la costa.  Somos un país diferente, que se preocupa de los recursos naturales, necesitamos racionar esta actividad, no otorgar permisos hasta estar totalmente seguros de que el proyecto es sostenible. Y estar consientes que ciertas áreas del país NO tienen condiciones ecológicas para soportar el impacto de una marina.

 

          Luis Antonio Barrantes: “Los plazos se extienden porque es una inversión tan cara que para recuperarla hay que darle un período largo” Óscar Villalobos: “El inversionista se siente más seguro jurídicamente. La concesión es el único derecho, que se consolida si la Setena da viabilidad ambiental”, manifestó Villalobos: La inversión del desarrollador es sin duda alta, pero si lo comparamos con la inversión que hace el país en materia de recursos naturales se equipara o más bien se inclina la balanza al lado de Costa Rica.  Además el desarrollador tiene la opción de renovar su concesión sometiéndose a una sana revisión de las prácticas de su proyecto. Dejar fracciones de Costa Rica en manos de inversionistas que buscan su propio enriquecimiento por años, es muy arriesgado y en una inversión quien arriesga es el inversionista. 

 

          Ana Helena Chacón: la reforma mejora una actividad “generadora de empleo” y promotora de un “turismo sano”.  Hay muchas formas de generar empleo, como el fomento a la pequeña y mediana empresa nacional, que permite el desarrollo sostenible de un pueblo, ya que las ganancias de los proyectos se quedan en el país. El turismo “mega” genera en mayoría, empleos de bajo nivel que no fomentan el desarrollo mental individual, limitando así el desarrollo sostenible del país, mas bien causan estancamiento en los pueblos.  Las marinas,  no son amigables con el ambiente, debe quedar claro que el desarrollo de marinas no es turismo sano, no esta acorde con el desarrollo sostenible, por lo que no se puede denominar turismo ecológico; además cambia el escenario paisajístico autóctono de las playas. La operación centralizada de botes de motor, el incremento de tráfico de los mismos en un punto especifico, además de otros muchos impactos negativos, documentados por científicos alrededor del mundo contradicen la apreciación de la señora Chacón. 

 

          Olivier Pérez: “Mejoramos este proyecto hasta donde fue posible, lo que queda decidir es si esa mejora fue suficiente”, consideramos que no es suficiente, que esta modificación a la ley ha empeorado en perjuicio de las políticas de desarrollo de sostenibilidad turística, los recursos marino-costeros y las comunidades. Consideramos que una revisión de esta ley es necesaria, considerando al pueblo en primer lugar, buscando lo mejor para el ambiente y las comunidades, si el desarrollador quiere comprometerse seguirá la ley, así una ley fuerte  permite filtrar el tipo de inversiones que se establezcan en Costa Rica.  Así las reformas a esta ley deben estar enfocadas al país y no al desarrollador

 

Basándonos en lo expuesto en este documento solicitamos su voto en contra del expediente 14.836. Nuestra posición es que se debe replantear la ley de marinas, creando un espacio de discusión que incluya a todos los sectores involucrados. La reforma a esta ley debe enfocarse en legislar las marinas, crear herramientas de control efectivas y asegurar que el desarrollo de este tipo de proyectos resulte en beneficio tanto para el inversionista como para el país.

 

Queremos confiar en que ustedes señoras diputadas y señores diputados defenderán nuestro derecho a una comunidad ambientalmente pura y socialmente sana y pondrán nuestros intereses y los del país delante de los de inversionistas que pretendan sacar ventaja del país sin comprometerse a conservarlo. 

 

Apelamos a la conservación del medio ambiente y al desarrollo sostenible como único medio para la subsistencia de la raza humana a futuro.

 

Haciendo uso de nuestro derecho de legislar delegado en ustedes esperamos que nuestra oposición se tome en cuenta y este proyecto de ley sea devuelto a la comisión que lo analiza.

 
Para notificaciones esta a su disposición el telefax numero: 2 7355007 / 2 7355692.

 
Muy agradecidos por su atención, atentamente,

 
Comisión de seguimiento al proyecto de marina, ADI Pto. Jiménez.

 

 
< Anterior   Siguiente >
Bloqueverde
Ingresar
Alianza de Redes Ambientales
banner.jpg
Municipios sin Transgénicos
mapainteractivo